CELAC en las cruzadas por la integración de América Latina

CUBA, 18 de enero de 2014- Los días para los debates centrales ya están fijados: la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se reunirá en La Habana el 28 y 29 de enero para promover el diálogo regional alrededor de temas como la seguridad alimentaria, el combate contra la pobreza y el hambre.

La Segunda cita del organismo constituirá entonces un suceso dentro del contexto latinoamericano, sobre todo por estar orientada hacia la integración en la región, y apartarse de los códigos de dominación impuestos en gran parte del planeta.

Pero no sólo las conversaciones de primer nivel resaltan por su importancia. Previo a la cita principal se desarrollarán las conversaciones de expertos de los países miembros del grupo, que darán paso al encuentro de cancilleres.

Durante esos días los líderes regionales discutirán sobre los desafíos y retos de Latinoamérica y el Caribe, tanto en el plano social como en el económico.

La seguridad alimentaria es, precisamente, uno de los de los principales temas que el encuentro propone abordar y hacer énfasis, dada la relevancia que ha alcanzado en el mundo sobre todo a partir de 2008, con la crisis del alza de los precios.

En la actualidad, los cerca de 164 millones de latinoamericanos que conviven dentro de las fronteras geográficas del continente y que se encuentran clasificados en algún patrón de pobreza, son afectados en especial por los elevados costos de los alimentos, pese a que la región produce lo necesario para dar sustento a toda su población.

Fue en la Declaración de la CELAC en Santiago de Chile, en enero de 2013, donde quedó claro el compromiso de los jefes de Estado para erradicar ese problema, y desde entonces ha marcado pauta para las líneas de trabajo, al menos en estos últimos doce meses, con la gestión (pro-témpore) de Cuba al frente del bloque.

Durante este período de tiempo, La Habana impulsó numerosas reuniones sectoriales, entre ellas las de los principales indicadores relacionados con la pobreza: educación, pobreza, salud, cultura, reducción del analfabetismo, desarme nuclear, migración, cooperación, ciencia y tecnología, gestión de riesgos y desastres.

El objetivo es “trabajar por la paz, la justicia, la cooperación, el entendimiento y la solidaridad” afirmó el presidente cubano, Raúl Castro Ruz, al recibir hace en la I Cumbre, la dirección del grupo.

La decisión de crear la Comunidad es parte de un proceso encaminado hacia la integración, que ya ha venido desarrollándose de diversas maneras hace algún tiempo. En 2010 se adoptó finalmente el acuerdo en la denominada Cumbre de la Unidad celebrada en Cancún, México, pero fue en su primera reunión en Caracas, el 2 y 3 de diciembre de 2011, cuando quedó constituida.

Por primera vez en la historia de la región, los 33 países latinoamericanos y caribeños se reunieron sin la presencia de Estados Unidos.

Principio primario de la CELAC como institución: afianzar la soberanía y la independencia de sus miembros, lo que define entonces sus estrategias y la de otras organizaciones afines, como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Ése es un ideal perseguido desde las luchas de independencia en el continente en siglos pasado: una integración de la América toda, desde el río Bravo hasta la Patagonia, desplazado a otros planos durante todos estos años por múltiples razones pero que definitivamente ha encontrado el lugar que merece en las mesas de discusión y negociación de los principales actores de América Latina.

 “La CELAC es el proyecto de unión política, económica, cultural y social más importante de nuestra historia contemporánea. Tenemos todo el derecho de sentirnos orgullosos”, sentenció el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, uno de los principales paladines de ese proceso.

A pesar de su corta vida, ya CELAC va dando importantes pasos para alcanzar este propósito, teniendo como meta fundamental no dejar nunca de hacerlo.

CELAC-CUBA