Histórica Cumbre de la CELAC

ARGENTINA, 6 de febrero de 2014.La II Cumbre de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac) celebrada en La Habana entre los días 28 y 29 de enero, ha sido decididamente histórica para la consolidación de la organización, demostrando que la Celac es uno más de los organismos que apuntan a la integración y unidad de sus integrantes y el resto del mundo, junto a los organismos que reúnen a los parlamentarios de la región como Parlaméricas.

Por primera vez estuvieron presentes casi todos los líderes de la región y además el mundo, a través de tres instituciones significativas como Naciones Unidas (Ban Ki-moon), Organización de los Estados Americanos, OEA (José Miguel Insulza) y Comisión Económica para América latina (Alicia Bárcenas) y treinta y dos los jefes de Estado reunidos en Cuba.

Comienza a emerger un espacio en América Latina para América Latina desde América Latina, liderado por latinoamericanos y esta cumbre es un paso histórico en la consolidación de esa identidad propia. Hace apenas 20 años, no existían organismos que permitieran o fomentaran reuniones de todos los presidentes de América del Sur.

Los primeros pasos en pos de una verdadera unión se plasmaron en organismos como el Mercosur, la Unasur y la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac) pero durante décadas se mantuvieron disputas entre los propios países vecinos por intentar contentar a las grandes potencias mundiales. Sin embargo, la reunión de la Celac en Cuba, que en sí misma ya fue un hecho histórico, reiteró el enérgico rechazo de la región al bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, al igual que cualquier otra medida coercitiva unilateral que afecte a un país de la región.

Esta Cumbre evidenció que se trata de una región con una multiplicidad de intereses comunes que, abordados en forma conjunta, propician un mejor acceso de los países latinoamericanos y caribeños al abordaje de las problemáticas globales. Particularmente importante para nuestro país fue el apoyo de los 33 países miembros, que expresaron su más firme respaldo a los legítimos derechos argentinos en la disputa de soberanía por las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes instando al Reino Unido a reanudar las negociaciones para encontrar una solución pacífica a la disputa de soberanía conforme exigido por las Naciones Unidas.

La proclamación de la región como zona de paz, complementaria de la zona libre de armas nucleares promovida por México a través del Tratado de Tlatelolco y que evidencia la voluntad de los Estados Latinoamericanos en destacar los principios más sobresalientes de la carta de Naciones Unidas que es el de la solución pacífica de las controversias, fomentando el diálogo y la negociación. Esta resolución implica para su cumplimiento que Estados Unidos y Gran Bretaña retiren sus bases militares de la región, que eliminen las armas nucleares que almacenan o circulan en sus submarinos en América Latina y el Caribe así como también procedan al retiro de la IV Flota estadunidense de la región y por ello lo histórico de la Cumbre.

La Celac se constituye así en la nueva estructura que tiene el desafío de aprender de los errores de intentos de integración, como fue el caso de la Unión Europea, y el objetivo de avanzar hacia un nuevo espacio regional que sea una zona de paz, democracia y justicia social. Esta reunión ha demostrado que aquel camino iniciado en 2010 comienza a dar sus frutos.(Por:Alicia Comelli,www.parlamentario.com)