La Celac, un sueño en construcción

COLOMBIA, 6 de febrero de 2014.Se realizó en La Habana la II cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), esfuerzo impulsado especialmente por líderes de izquierda que gobiernan parte de los países del continente.

Su visión de integración política, económica, social y cultural es la continua búsqueda por la recuperación de los postulados de los próceres que lucharon por la independencia en América Latina y el Caribe.

Es poco el espacio que tengo para nombrarlos y considero oportuno volver a leerlos bajo este nuevo contexto. Ojalá las generaciones presentes y futuras tengan la oportunidad de conocerlos de manera profunda en las instituciones de educación formal.

De la declaración final de los jefes de estado y de gobierno debemos rescatar algunos aspectos que en Colombia y las regiones debemos comenzar a discutir porque somos un territorio que está insertado en el mundo y todo lo que pase de manera positiva o negativa debemos estudiarlo.

La segunda cumbre en 2014 es el resultado del trabajo desarrollado  en distintos escenarios por parte de los gobernantes. Es la primera vez que en estos espacios no concurre EE. UU. que por su poderío y dominio en todo el mundo ha considerado a Latinoamérica y el Caribe como el patio trasero. Desde la llegada de gobernantes como Chávez, Correa, Evo, Lula, Mujica, Ortega y Lugo, estos comenzaron a llamar las cosas por su nombre sin temor a que los gringos intenten callarlos, como quisieron hacerlo con Cuba; así muchos no estén de acuerdo con los regímenes y formas de gobierno.

La Celac podría ser incluso más grande y prometedora que la misma Unión Europea que fue al final de los noventa el boque económico, político, cultural y social que alcanzó los mayores niveles de equidad y desarrollo sostenible para sus ciudadanos. Esos avances no dejan de ser momentáneos y coyunturales porque el capitalismo centra su accionar y poder económico en la acumulación a ultranza y que es excluyente con la redistribución de la riqueza que en Europa los partidos socialistas y socialdemócratas impulsaron bajo los Estados de Bienestar. Según las cifras este organismo de integración de América Latina y el Caribe tiene más miembros que la Unión Europea, 590 millones de habitantes, y un Producto Interno Bruto (PIB) global de seis millones de dólares y las mayores reservas del planeta.

Los retos y desafíos son grandes en el corto, mediano y largo plazo en cuanto al diálogo entre las naciones, la concertación política, la diversidad, la democracia, el respeto a los derechos humanos, la inclusión, la productividad, el comercio, la infraestructura, la conectividad y el desarrollo humano sostenible. Sus principios basados en la solidaridad, la cooperación son la plataforma del desarrollo con una visión sur-sur, contrario a la norte-sur. Me agrada que se haya planteado un compromiso e impulso al emprendimiento y apoyo a las pymes como instrumentos para fortalecer las economías nacionales. También se proponen defender y promover las prácticas desarrolladas en el ámbito local y cultural.( Por: Israel Silva Guarnizo,www.diariodelhuila.com)